lunes, 2 de abril de 2012

Rajoy salva del hachazo a las grandes fortunas pero anuncia una “amnistía fiscal” para hacer aflorar dinero negro

Finalmente Rajoy no ha querido seguir el ejemplo de otro presidente conservador, el de Francia -cuya economía además va mejor que la nuestra- y no pondrá un impuesto a las grandes fortunas. Nicolás Sarkozy, referente de la derecha europea se atrevió y lo hizo.

Europa, concretamente Alemania, exige a Mariano Rajoy que reequilibre las cuentas públicas ya. Nada más llegar al Gobierno el PP aprobó una subida de impuestos durísima, la más abrupta de la democracia, a través del IRPF pero, como todo el mundo sabe, el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas recae sobre los que tienen nómina y este país ahora mismo tiene cinco millones de parados. Mala medida que castiga a las clases medias y va contra el consumo. Y además es clarísimamente insuficiente.
Rajoy ya ha dicho públicamente que se niega a subir el IVA, ni siquiera el de los productos de lujo, porque eso va contra el consumo. Pues bien, la única manera de aumentar rápidamente los ingresos del Estado es vía IVA y en el de los productos de lujo (nunca en los productos básicos) hay margen de sobra. Fuentes de los ministerios de Economía y de Hacienda han empezado a decir estos días que los Presupuestos que este viernes se han aprobado en el Consejo de Ministros iban a ser “terroríficos” y así por ejemplo ayudas a clases sociales bajas como la renta básica de emancipación (ayuda al alquiler a menores de 30 años) dejarán de existir.

“Amnistía fiscal” para atraer parte del dinero negro

En materia de impuestos, lo que ha anunciado el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha sido que se recaudarán 12.314 millones de euros este año con la subida y modificación que hicieron en diciembre respecto al Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF), el impuesto sobre los rendimientos del capital y el impuesto sobre bienes inmuebles (IBI). Este viernes ha anunciado cambios en el impuesto de sociedades para las grandes empresas y un aumento en el impuesto especial sobre el tabaco, medidas con las que espera recaudar 5.300 y 150 millones de euros respectivamente.
Además, el Gobierno anunció la aprobación de un “gravamen especial” del 10% para regularizar las rentas no declaradas dentro y fuera del país, lo que supone de hecho una especie de “amnistía fiscal” con la que se espera recaudar 2.500 millones de euros. Estas novedades se incluyen en un decreto ley de medidas tributarias que acompaña al anteproyecto de ley de los presupuestos de 2012. El ministro compatibilizó el anuncio de una amnistía fiscal parcial con el de que iban a reforzar la lucha contra el fraude.

Ni un euro para Infraestructuras, Educación e Investigación

No habrá dinero para autovías, metros y trenes. Parón total en la obra pública, con el consiguiente impacto de pérdida de empleo en un sector ya castigadísimo: la construcción. La ministra de Fomento, Ana Pastor, ha empezado a hablar de un plan para hacer obras con financiación pública-privada. Se olvida del gran problema: los bancos no dan dinero, no hay financiación. Y si el Estado no tiene presupuesto y las empresas no tienen financiación ¿cómo hará el plan?.
El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte sufrirá un tijeretazo del 21,2%, justo un ministerio en el que el Gobierno socialista se negó a recortar ni es los peores momentos de la crisis porque siempre pensó que invertir en educación es invertir en un futuro mejor y sobre todo en la igualdad de oportunidades. Pero el panorama es desolador para la I+D+i (Investigación, Desarrollo e innovación) donde sencillamente se recortarán todos los programas. Sirva de ejemplo el Instituto de las Tecnologías de la Comunicación en León, el centro de investigación de enfermedades raras en Burgos o el apoyo a los centros de investigación de biomedicina de Andalucía. El futuro de muchos de esos centros está en el aire.

fuente: el plural

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada