miércoles, 18 de abril de 2012

Caso REPSOL YPF: un gobierno contra los ciudadanos

Maravilloso resumen sobre el tema Repsol-Ypf ,por Rosa María Artal en su periscopio.http://rosamariaartal.com/

Resulta patético ver rasgarse las vestiduras a un gobierno –y, lo que es peor, a muchos ciudadanos- por la expropiación de una empresa privada que opera en otro país. Nunca como estos días podemos constatar los auténticos intereses del neoliberalismo que nos domina. Nada menos que dos ministros comparecen para “anunciar”, con gravedad, medidas contra la Argentina que retoma el control de su petrolera YPF, el mismo día en el que se expolia un poco más la educación pública española y unos pocos después de que se comunicara mediante una nota de prensa el recorte de 10.000 millones de euros en esta materia y sanidad, o asistiéramos estupefactos a la huida del mudo presidente Rajoy por el garaje del Senado para no enfrentarse a dar explicaciones a los periodistas.



Son muchos los matices de la turbia historia que hoy sacude a la derecha ultranacionalista española por un quítame esos petróleos. REPSOL, la empresa expropiada por Cristina Fernández de Kirchner en su sección argentina YPF, NO ES ESPAÑOLA. Más de la mitad de su accionariado es extranjero. Fue española pero nos la privatizaron los gobiernos de Felipe González (conservando la mayoría decisiva) y Aznar (que la liquidó). Aleccionador repasar su accionariado actual. Y su consejo de administración. Entre lo más granado de quienes se forran a nuestra costa, allí encontramos por ejemplo a Luis Carlos Coissier. En su capítulo de Reacciona –de imprescindible lectura hoy- Àngels Martínez Castells nos explicaba cómo este ex ministro socialista aconsejó la salida a bolsa de las empresas públicas desde su cargo de presidente del INI que empezaría a materializar Carlos Solchaga desde 1985. De igual modo, en Actúa, Àngels nos alerta de qué implica la privatización y el expolio de la sanidad que en definitiva es de nuestra salud y nuestra propia vida.

Tampoco REPSOL YPF paga los impuestos que debe en España y tiene filiales en paraísos fiscales. Para entendernos, es más de las Islas Caimán que de parte alguna.

Argentina se encuentra en los noventa con los efectos devastadores del gran ensayo general neoliberal en su suelo –iniciado en el Chile de Pinochet- y de nefastos gobernantes locales que desembocarían en “el corralito”. Y vende sus yacimientos de petróleo a la multinacional –que no española- REPSOL. Y ahora la retoma. Es lícito hacerlo, también nuestra legislación marca la posibilidad de renacionalizar recursos naturales de sectores estratégicos cómo es la energía. Lástima que… los Kirchner apoyaran la venta de YPF en su día y mantengan prebendas para poco claros accionariados locales. Vamos, un puro trapicheo.

De cualquier forma, el petróleo es argentino y española sería la explotación y gestión del crudo a través de una REPSOL pública. No es el caso. Aunque también podíamos pensar en su “recuperación”.

Nada más lejos del momento presente. Las protestas del gobierno del PP son de cara a la galería y tienen pocos visos de prosperar, al menos a corto plazo. Cristina Fernández amenaza además –como era lógico- con renacionalizar sectores eléctricos, bancarios y de telefonía (ay, otra empresas públicas españolas privatizas), que es lo que sucede cuando uno posee los recursos en este mundo depredador del presunto “libre mercado” neoliberal.
No nos engañemos esta globalización es empresarial, los ciudadanos no cuentan nada. Mejor dicho, sí, para pagar los desmanes del neoliberalismo. Y, en todo caso, las empresas deberían resolver sus conflictos entre ellas.

 Por otro lado, un Mariano Rajoy que elige su primera salida al exterior como presidente para ¡reivindicar Gibraltar! ante el colega neoliberal Cameron, ahora enarbola el patriotismo para repudiar que Argentina haga lo propio con su petróleo. Un puro contrasentido.

Defienden estos gobernantes (y numerosos emporios de la comunicación) a una empresa –medio española como mucho-, mientras dejan inermes a los ciudadanos contra el expolio de servicios fundamentales como son la sanidad, la educación, la cultura, la posibilidad de prosperar con la investigación y la ciencia. Acatan la expropiación que les recomienda su religión neoliberal de nuestros derechos laborales y ciudadanos. Como estamos viendo, también de algunos derechos democráticos. ¿Para quién gobiernan? Hoy deberían tenerlo muchas personas mucho más claro. Privatización es expropiación. Sin contrapartidas. Por cierto, el PSOE de Rubalcaba apoya al PP en el numerito de REPSOL.
 De alguna manera Argentina nos muestra el ejemplo de adónde conducen las políticas que por ejemplo perpetra el PP y toda la corte azul de Bruselas, con Merkel a la cabeza. No lo decimos solo unos cuantos raros, lo asegura el premio nobel Joseph Stiglitiz. Y lo que es más diáfano: la evidencia de los hechos, vamos en caída libre. A través, por ejemplo, del acoso de la “burbuja de la deuda” que es otro mecanismo especulativo sin más. Por favor, lo más revolucionario hoy es… usar la cabeza, relacionar conceptos, prever el futuro a tenor de los datos. Actúa, es urgente. Tenemos al lobo a cargo del rebaño. Así lo decidieron unos cuantos incautos en lo grueso de la resolución.

Rosa María Artal 


Pemex es una empresa estatal mexicana de petróleos, de ahí que también se queje sobre la expropiación.

Si tienes curiosidad,aquí tenemos un artículo acerca de la representación de los medios de comunicación,explicado en una simple imagen con flechas.Es curioso comprobar como acaba todo en pocas manos.http://asambleayecla.blogspot.com.es/2011/07/la-independencia-de-los-medios-de.html

Por tanto, se puede discutir si Argentina está haciendo lo más correcto o no, pero lo que no es aceptable bajo ningún concepto es que conviertan un conflicto de multinacionales en un conflicto entre naciones. Si hay conflicto, los ciudadanos españoles y los argentinos estamos en un bando distinto al de Repsol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada